“Preocupémonos los unos por los otros, a fin de estímularnos al amor y a las buenas obras.”

Hoy me comprometo a ministrar a alguien a quien he ignorado o ha sufrido alguna rudeza de mi parte, en mi mente o en mi trato. ¡Haré las correcciones al respecto!

SENOR: PERMÍTEME SER HUMILDE Y SINCERA DE CORAZÓN EN MI TRATO CON OTROS. PERMÍTEME VERTE Y ESCUCHARTE EN MIS PALABRAS Y ACCIONES. HAZME TU SERVIDORA. AMÉN.

-Rev. Fredy Díaz