“Tengan compasíón de los que dudan; a otros, sálvenlos arrebatándolos del fuego. Compadézcanse de los demás, pero tengan cuídado; aborrezcan hasta la ropa que haya sído contamínada por su cuerpo.”

Hace algunos años tuve la fortuna de recibir una capacitación sobre “dones espirituales”. Recuerdo que uno de los dones identifi cados era el de discernimiento. A mi me pareció algo extraño que tenía que ver con juzgar a otros. Nosotros sabemos que somos llamados a no juzgar para no ser juzgados. Tal vez no entendí la palabra discernimiento en ese entonces. Pero, creo que Judas entendió el signifi cado mejor que yo. Judas no está pidiendo que juzguemos arbitrariamente a otros sino que discernamos nuestras relaciones, astucias y estrategias. Necesitamos la capacidad de escoger la manera más efectiva de ministrar a otros para que ellos alcancen nuestro gozo. Algunas veces no es fácil. Es muy difícil odiar el pecado y amar al pecador, especialmente cuando encontramos al pecador en el espejo.

AMADO SEÑOR: POR FAVOR, LLÉNAME DE LA SABIDURíA PARA SABER CUANDO ACTUAR Y COMO ACTUAR DE TAL MANERA QUE SEA VALIOSA EN EL TRABAJO DE TU REINO. MÁS QUE TODO, ORO POR LA COMPASiÓN PARA AMAR A TODO TU PUEBLO, EN EL NOMBRE DE CRISTO JESÚS. AMÉN.

-Rev. Fredy Díaz