“... mas el justo por su fe vívÍrá.”

Justa es la persona que hace lo que corresponde. En otras palabras, es la persona que conoce la voluntad de Dios para sí misma y la ejecuta. Lastimosamente, el justo puede sufrir algún tipo de violencia por parte de quienes sólo buscan satisfacer sus propios intereses. La buena noticia de Dios es que el justo es sostenido por su fe en él. Cuando Dios ejecuta juicio sobre la tierra, el justo tiene la habilidad de comprender su propósito salvador. El justo no mira sólo la calamidad sino también la presencia de Dios y el cumplimiento de sus promesas. La alegría del justo esta en experimentar que Dios lo sostiene aun en medio de la calamidad.

AMADO PADRE CELESTIAL: GRACIAS POR SOSTENERME. TE PIDO QUE SOSTENGAS A LOS QUE SE ENCUENTRAN EN CALAMIDAD, ESPECIALMENTE DENTRO DE TU PUEBLO. AMÉN.

-Rev. Gloria Villa-Díaz